ELE de Granada

De Granada al mundo.

Para profes: algunos de los fallos más típicos del español.

En esta entrada no voy a proponer actividades ni voy a hablar de maneras de explicar tal o tal forma verbal, sino que voy a dirigir la entrada a profesores o, hablantes nativos e, incluso, estudiantes de ELE de un nivel avanzado.

 

Algunos de los errores más típicos del español:

 

“No hay tu tía*” -> raro es el hablante de español que no ha utilizado en ningún momento esta expresión. Pero tengo que decir que, a la hora de escribirla, no se escribe “tu tía”, de manera separada, sino que la forma correcta es “no hay tutía”. La atutía era un ungüento que servía para muchos tipos de dolencias, una especie de panacea, y cuando no se contaba con atutía significaba que no había remedio para el dolor. La palabra atutía, con el uso, acabó perdiendo la a- inicial, por lo que quedó la expresión “no hay tutía”.

¿Me estoy rayando o me estoy rallando? -> la moderna expresión de “rayarse por algo” suele ser escrita así, con -y-, pero lo cierto es que, si queremos que el verbo “rayar” adopte el significado que pretendemos cuando lo usamos de esta manera, debemos escribirlo con -ll, “rallar”: “me estoy rallando con el problema”. La explicación se encuentra en esta acepción del DRAE: 2. tr. coloq. Molestar, fastidiar con importunidad y pesadez. Mientras que “rayar” solo tiene un sentido de estado personal en Chile, Argentina y Uruguay: 10. prnl. coloq. Arg., Chile y Ur. enloquecer (‖ volverse loco).

El presidente cesó al director del banco -> el verbo cesar tiene el significado de “dejar de hacer algo”, así que es imposible que alguien cese a otra persona, porque la única persona capaz de cesar es uno mismo, sin imposiciones de terceros.

¿A la aventura? -> pues no, lo correcto sería “a la ventura”: Sin determinado objeto ni designio; a lo que depare la suerte. “A la aventura” no existiría como expresión.

Quesuísmo: nos cuesta usar el “cuyo” -> a los españoles en general nos cuesta mucho usar la palabra “cuyo” en enunciados de este tipo: “el niño que su padre trabaja conmigo”, que sería incorrecto, en lugar del correcto “el niño cuyo padre trabaja conmigo”. Este fenómeno es conocido como quesuísmo.

Bajo mi punto de vista -> a la hora de expresar opiniones es muy típico escuchar esta construcción, pero es preferible utilizar “desde mi punto de vista”, sobre todo en textos periodísticos, artículos de opinión… La RAE aceptó “bajo mi punto de vista” hace un tiempo, lo que generó cierta polémica, ya que el uso empezó a extenderse desde lo incorrecto, pero el uso ha hecho que se acerque a la norma.

 

Pero ¿quiénes somos nosotros para contradecir a la norma? La norma se crea con el uso. Así tenemos la palabra “murciélago”, que vino de un mal uso de la puramente etimológica “murciégalo” y se acabó convirtiendo en la más extendida: Del lat. mus, muris, ratón, y caecŭlus, dim. de caecus, ciego. Por lo tanto, lo que ahora se considera incorrecto podría ser lo más utilizado de aquí a unos años.

 

“las lenguas como tal no existen, solo existen modalidades de la lengua como tal”. (Moreno Fernández, 2004: 737).

 

¿Os habéis rallado mucho?

fot_2778_gr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 28, 2014 por .
A %d blogueros les gusta esto: